Amar es para siempre

  A un día de la boda de Benigna el techo de la iglesia se desmorona


Este jueves en Amar es para siempre… Para sorpresa de todos, a un día de la boda el techo de la iglesia se desmorona. Los novios piensan continuar a toda costa y, con ayuda mediante, el evento se amolda a un primer traslado al hostal. Pero, el remedio sabe a poco, especialmente para Benigna. Henar tiene una idea que termina por consolidarse: Cambiar el casamiento a Castrejón, el pueblo de Benito, en Guadalajara. Sin tiempo que perder, Maruxa, Fiona, Henar, y María se encargan de realizar los preparativos de la ceremonia y trasladar a la novia.

Félix juega su papel solucionando el problema con el transporte los invitados. Pelayo y Marcelino descubren que Quico, el hijo de Benigna, se encuentra en plena mili, atado de pies y manos por un severo correctivo. Argimiro, a través de un contacto, pone su grano de arena consiguiendo liberar a Quico. Benito y Benigna se casan en una emotiva ceremonia delante de todos sus seres queridos. Maruxa rompe aguas en plena ceremonia.

           

Haz clic aquí para ver más fotos

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!