Amar es para siempre

Álex Barahona: “Nicolás encontrará el amor pero no será fácil”


Álex Barahona se incorpora a ‘Amar es para siempre‘ interpretando a Nicolás Campos, el hermano pequeño de Lupe. Es un joven atractivo y despierto que llega a Madrid para intentar perpetrar el objetivo que su hermana parece no lograr alcanzar. Pero la Plaza de los Frutos le reserva algo más que una venganza por cumplir a Nicolás…

¿Cómo definirías a Nicolás?

Nicolás creció en Marsella porque sus padres emigraron. Su madre murió en la guerra y a su padre lo asesinaron y crece con la necesidad de vengar esa muerte. No es un tipo malo, pero quiere matar a quien mató a su padre y movido por esa venganza llega a España para buscar al asesino de su padre en el entorno del Café Reyes.

¿Qué es lo que más te gusta de él? ¿Y lo que menos?

Me gusta poder trabajar el sentimiento de vengar la muerte del padre y a la vez, la capacidad del personaje de poder enamorarse, cultivar la amistad.. Lo que menos, sufrir su desamparo. Sin padre ni madre sólo con una hermana, me da pena.

¿Qué fue lo que te hizo aceptar este papel?

Muchas cosas. Personalmente tenía ganas de volver a trabajar en televisión un personaje con continuidad. Profesionalmente trabajar en ‘Amar es para siempre’ es todo un aprendizaje.

¿Cómo es la llegada de tu personaje a ‘Amar es para siempre’?

Busco a una persona, al asesino de mi padre y empiezo a buscarlo en el entorno del Café Reyes. Me han dicho que va mucho por allí, y si me lo han dicho es porque tengo algún/a informador/a… Hasta ahí puedo leer (risas).

Busca venganza, pero ¿encontrará el amor?

Sí, pero como te podrás imaginar, no va a ser fácil…

¿Cómo te ves con el vestuario de la serie?

Alucino la cantidad de matices que puede haber a la hora de vestir a un personaje para conseguir meterlo en la época, porque con la moda no se sabe, puede ser antiguo, pero llevarse en la actualidad. Vestuario, maquillaje y peluquería hacen un gran trabajo y nos ayudan mucho. Me encuentro cómodo y con la sensación de ser mi abuelo (risas).

¿Cómo te han recibido tus compañeros?

Las series diarias son muy duras. Mucho texto, mucho estudio, poco tiempo.. los niveles de estrés se disparan. Pues los compañeros son como  una meditación. Siempre que lo he necesitado me han tranquilizado, me han ayudado y gracias a ellos, han hecho la incorporación a un ritmo fuerte de trabajo un disfrute.

Ya habías coincidido con Andrea Duro, pero ¿habías trabajado con alguno más?

He estado “sufriendo” a Javier Hernández durante dos años en una obra de teatro (Romeo). Y encima para acabar compartiendo camerino.

¿Supone mucha presión entrar en una serie tan consolidada como ‘Amar es para siempre’?

Sí, como te decía antes, es como subirse a un tren de alta velocidad en marcha. Además de adaptarte al estudio, es adaptarte a otra época. Al principio lo que más suena en tu cabeza es : “¿cómo lo harán?”. Pero todo el mundo ayuda.

¿Qué tienen ‘Amar es para siempre’ y ‘El secreto de Puente Viejo’ para triunfar en las sobremesas de Antena 3?

Trabajo, mucho trabajo y dedicación.