Amar es para siempre

Alonso a Félix: “Te guste o no, ahora mando yo”


Félix y Alonso tienen un encuentro en el despacho y discuten porque Alonso está actuando por libre en todas las decisiones. Félix se siente decepcionado con Alonso y le califica de estar poco cualificado para los negocios.