Amar es para siempre

Amelia se refugia en los besos de Luisita para calmar su angustia


Amelia, ilusionada, ha estado preparando el vestuario para su inminente actuación en el King’s hasta que ha recibido una llamada desde París de su gran amigo Jack con el que hubiese podido protagonizar una importante obra teatral. Jack le contaba lo mucho que le echa de menos y lo increíble que está saliendo la obra y Amelia se siente triste por haber dejado escapar esa oportunidad, lo único que le consuela son los besos de Luisita.

Fuente: antena3.com