Amar es para siempre

Ana María, cada vez más dolida con la situación de su hijo: “¿Por qué no pueden dejar en paz a los muertos?”


Marta Novoa se enfrenta cara a cara con Alcoriza, el administrador de Alonso. La reciente viuda está muy cabreada porque sus cuentas están congeladas, ya que resulta que el marqués era un estafador, y piensa que su administrador estaba muy al tanto de esa situación. Ana María no da crédito ante tales noticias y se desahoga con Marta.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!