Amar es para siempre

Ángela Cremonte: «Valeria se deja influenciar por quien no debe»


La actriz Ángela Cremonte, que interpreta cada tarde a Valeria Prado en ‘Amar es para siempre, ha concedido una entrevista a la revista Telenovela, donde habla sobre su personaje y su pasión por la interpretación.

¿Sientes la responsabilidad de ser la protagonista de la historia?

No, en ‘Amar…’ cada uno lleva el peso de su trama y yo soy una pieza más del puzle. Lo único que noto es que ¡tengo mucho trabajo!

Un lujo en estos tiempos…

Ahora es un privilegio estar fijo en una serie y me siento la persona más afortunada de la tierra, porque amo lo que hago. No me quejo y se me pasan las horas volando.

¿Qué destacas de Valeria?

Es una mujer luminosa, de buen corazón y con gran gusto por la moda. Su mayor problema es que se deja influenciar por quien no debe.

¿Cómo la preparaste?

Con la ayuda del director de casting Álvaro Haro y del director Eduardo Casanova. También me documenté mucho sobre las mujeres de los años sesenta: cómo vivían, cómo vestían… Para los sentimientos da igual que estemos en una y otra década: se sufre y se ama lo mismo. También me apoyo en mis compañeros, como Asier Exteandia, que es mi amor desde que coincidí con él en ‘Los hombres de Paco’.

¿Conocías a tu galán, Diego (Alfonso Bassave)?

Había coincidido con él en ‘Hispania’ y nos llevamos muy bien. Es un encanto.

¿Cuándo decidiste ser actriz?

En el colegio estaba apuntada a grupos de teatro, pero me matriculé en Humanidades y pensé que acabaría siendo escritora o periodista. Llegué a licenciarme, pero las ganas de estudiar interpretación me salían por los poros y compaginé las dos cosas hasta que, de forma natural, me salió trabajo como actriz.

¿Tu familia te apoyó?

Mi madre siempre me dejó buscar mi camino. Solo me daba la vara con el inglés, y con razón.

¿Has ejercido tu licenciatura?

No de forma remunerada, pero sí colaboré en una revista y escribo un blog (http://delabocadefresa.blogspot.com.es).

¿Tu físico ha marcado tu carrera?

No, por ejemplo en ‘Los hombres de Paco’ llevaba una peluca morena. Es cierto que tengo una apariencia pseudonórdica, pero nací en Madrid y me siento latinoamericana pues toda mi familia es de Argentina, son emigrantes. Mis abuelos siguen viviendo en Buenos Aires.

¿Has rodado allí?

Todavía no, y lo estoy deseando. Ahora es imposible por ‘Amar…’, pero tengo ganas de salir de España y trabajar en inglés o en francés. Me considero ciudadana del mundo, para mí la vida es movimiento y no me veo siempre en la misma ciudad.

¿Sueñas con Hollywood?

Me gustaría probar suerte en Estados Unidos pero, igualmente, en Europa.