Amar es para siempre

Antonio Garrido: “Augusto sufrirá un cambio radical en capítulos venideros” (Exclusiva)


Antonio Garrido fue una de las incorporaciones de la segunda temporada de ‘Amar es para siempre’ dando vida al malvado Augusto, un personaje que ha sabido jugar muy bien sus cartas para terminar casado con Valeria (Ángela Cremonte). En Mi Zona TV hemos querido hablar con él con motivo del primer aniversario de la emisión de la serie en televisión.

‘Amar es para siempre’ cumple un año con grandes datos de audiencia, ¿qué se siente al trabajar en una serie con tanto éxito?

Se siente uno con la satisfacción del deber cumplido. Al cambiar de cadena evidentemente sufrió una bajada de audiencia, ya que entrar en un nuevo canal siempre cuesta trabajo, pero se ha ido haciendo un gran trabajo y se ha ido poco a poco: la primera temporada se fue trabajando y en esta creo que nos hemos consolidado, de hecho desde que comenzamos la segunda temporada hasta hoy que cumplimos un año prácticamente hemos duplicado la audiencia, el otro día superamos los dos millones de espectadores. Es un gusto.

El ritmo de trabajo debe ser muy frenético…

Sí, o estás grabando o estás estudiando, no tienes tiempo para otra cosa. Es un no parar, pero bueno, merece la pena por los resultados.

¿Nos puedes adelantar algo sobre tu personaje, de lo que está por venir de ‘Amar es para siempre’?

No sé en emisión por donde vamos, ya que al estar aquí grabando no puedo verla… Augusto se enamora de Valeria, se enamora a su manera, evidentemente, Augusto siempre será Augusto, pero sí, se enamora de Valeria y te puedo adelantar que en capítulos venideros Augusto va a sufrir un quiebre muy importante… Va a haber un momento en el que no va a parecer que es Agusto.

¿Va a cambiar por Valeria o su cambio será por otros aspectos?

Eso no lo puedo contar, pero sí que puedo contar que va a tener un cambio radical.

¿Qué se siente al interpretar a un malo malísimo como Augusto?

Es muy divertido, es muy enriquecedor, muy goloso para un actor porque estás haciendo un personaje tan malo y lleno de matices… porque no se queda solo en el malo malísimo y punto, sino que es un malo que incluso llega a caer bien. Son personajes agradecidos de hacer, son armas de doble filo, ya que si lo haces bien está muy bien pero como lo hagas mal es para matarte porque el personaje tiene mucho para sacar.

Además, lo bonito de la interpretación es que pasas de personajes anteriores muy buenos a otro muy malo. Esos cambios de registros deben ser muy enriquecedores como actor.

Para mí esa es una de las razones principales que me llevaron a aceptar esto. Venía de hacer un bueno buenísimo y ahora me proponían hacer todo lo contrario. Y más en este país, que si haces un personaje bien ya te dan todos los personajes iguales, que te den la posibilidad de hacer un bueno buenísimo a hacer un sinergüenza, un canalla como es este tipo, la verdad es que es muy gratificante.

¿Qué recuerdas de tu llegada a los platós de ‘Amar’? ¿Qué sensación tuviste?

Siempre se llega con respeto, pero eso es todos los días. La primera sensación que tuve fue “qué pedazo de equipo hay aquí trabajando”. Está muy bien engrasado este equipo, funciona muy bien, sabe todo el mundo lo que tiene que hacer y a pesar del ritmo y al volumen que trabajan siempre hay buen humor. Fue la primera sensación que tuve.

¿Recuerdas alguna curiosidad o anécdota sobre la serie que no se vea en TV?

Hay muchos detalles y muchas cosas que pasan. Yo te cuento una anécdota muy graciosa que pasó un día y nos reímos mucho: estábamos rodando y salió una secuencia casi a la perfección y a la primera, y cuando terminó dijo el director desde el combo: “¡Muy bien actores, perfecto!”, y uno de los microfonistas dijo: “¡Oye! ¿Y los técnicos, qué?”. Nos tuvimos que descojonar todos, tuvo mucha gracia. Desde entonces siempre estamos con esa broma, si llegamos los actores y lo hacemos muy bien automáticamente alguien suelta: “¡¿Y los técnicos qué?!”, estamos siempre con esa broma.

¿Tienes algún proyecto más, además de ‘Amar es para siempre’?

Sí, sí, tengo varios proyectos: Una película que hago con Carmelo Gómez, la rodaremos en Vigo y está basada en un libro, “La playa de los ahogados”, y otras muchas cosas que están en el aire y que no puedo contar hasta que no se concreten.