Amar es para siempre

Argimiro, escandalizado, castiga a Bruno por su lujuria


Bruno sufre mal de amores, la marcha de Blanca le deja desolado. Para animarle, Argimiro propone que se haga cargo del cineclub de la parroquia. En plena confesión, el párroco se escandaliza al saber que la parejita de jóvenes ha ido más allá de las ‘manitas’…