Amar es para siempre

Augusto empeñado en mantener la línea de autobuses


Este Martes en ‘Amar es para siempre‘: Valeria, aunque recién casada y con éxito en el trabajo, se siente agobiada y engañada. Bonilla y Asunción dudan de que Héctor se haya recuperado completamente.

Valeria, aunque recién casada y con éxito en el trabajo, se siente agobiada y engañada: Augusto ha cambiado, ya no se fía de Elena y tampoco de su ginecólogo. Valeria se siente muy angustiada, y cuando va a hablar con su marido para mejorar la convivencia, este ni siquiera la atiende.

Augusto, empeñado en mantener en funcionamiento la línea de autobuses para que los franceses sigan confiando en él, obliga a Román a volver a Madrid. Lachambre cree que pone en peligro la operación y propone, con intenciones de conocer a todas las partes, una nueva reunión tripartita. Augusto no se deja sonsacar.

Los detectives siguen investigando para conocer el tendón de Aquiles de Augusto. Diego tiene prisa: ha iniciado una operación de importación que será el todo o la nada: si fracasa todo habrá terminado; no volverá a ser empresario. Quiere desenmascarar antes a Augusto.

Bonilla y Asunción dudan de que Héctor se haya recuperado completamente. Le ponen una prueba y Héctor no la pasa. Finalmente Héctor termina confesando que tiene lapsus en su memoria, peor aún, ahora tampoco recuerda el pasado reciente: cree que le siguen por haber asesinado a una mujer.

Leonor continúa empeñada en publicar las memorias de Margot, que no son tales, sino un relato escrito por el hijo de la actriz para ganar dinero. Patricio descubre que es el padre de ese hijo. Mientras que Leonor, que había iniciado egociaciones para la publicación del texto, ha de posponer la cita con el representante de la editorial.

Avance en Video