Amar es para siempre

Benigna no logra el perdón de Manolita y Marcelino


Ignacio organiza un juicio para exculpar a Luisita y descubrir al verdadero culpable de los robos en el hostal. Benigna, muerta de vergüenza por culpar a la hija de sus amigos, recurre a la suplica de su perdón pero, ni Manolita ni Marcelino aceptan sus disculpas. ¿Se habrá roto su amistad por completo?