Amar es para siempre

Benito se niega a respaldar el negocio de las yogurteras


El inventor de la yogurtera resulta ser un oficial alemán de las SS que se refugia en España después de cumplir condena por las atrocidades nazis. Ante esta noticia y siendo fiel a sus principios, Benito se niega a participar en el negocio sin importarle el dinero invertido ya. ¿Seguirán Sebas y Lalo los mismos pasos o continuarán con el negocio?