Amar es para siempre

 Caldas está convencido de que el caso encierra todavía muchos interrogantes


Este miércoles en Amar es para siempreAlba sigue preocupada por las sospechas que Caldas pueda guardar hacia Rafael. Marta no cuenta a su hermana que sabe que hay razones para esa sospecha y a Rafael desde la compañía aérea le son restringidos los vuelos. Benito y Pelayo se enfrentan a la multa por comercializar la publicación “casera” de la novela. Pelayo se hará cargo de la situación sin que Fuen, promotora de la idea, se entere de nada. Benigna por fin se entera de la realidad de Gonzalo y le pide disculpas por haber tratado de buscarle pareja. Las pesadillas de Jaime continúan y queda emplazado para tratarse con Esteban.

Los temores de Félix sobre la presencia de Esteban se concretan al encontrar al médico solo en casa con Rosalía justo cuando ésta le ha confesado la infidelidad de Félix. Caldas está convencido de que, a pesar de que Maroto sea el principal sospechoso de la muerte de Alonso, el caso encierra todavía muchos interrogantes. Nuria confiesa ante Quintero que no se siente hija de Félix. Pese a todo, en su fuero interno, algo le dice que realmente es hija de Carlos Salgado. Preocupada por su situación, Marta habla con Rafael y éste admite que amenazó a Alonso días antes de su asesinato. Marta agradece el gesto de Rafael que él justifica desde el deber de amigo.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!