Amar es para siempre

Domingo recibe una terrible noticia: “Es mi mujer”


La pena se apodera de Domingo al leer la esquela del periódico. Jesús quiere saber qué le pasa al ver las lágrimas en sus ojos: “Domingo, dime algo”.

Fuente: antena3.com