Amar es para siempre

El último propósito maquiavélico de Gabriel: planear su propia muerte


Domingo revive la última noche de Gabriel donde el hijo de Ascensión le confiesa que él será el último en sufrir su maldad: «No tengo nada que perder, excepto mi propia vida» Gabriel sabe que lo ha perdido todo, «mi madre, mi hija, la mujer a la que amaba, mi trabajo, mi patrimonio y hasta mi prestigio, estoy condenado, hundido, no tengo nada que perder» el último plan maquiavélico de Gabriel fue, planear su propia muerte condenando a Carlos: «Voy a arrastrar conmigo al culpable de todas mis desgracias»

Fuente: antena3.com