Amar es para siempre

Gabriel, comienza a sospechar tras su conversación con Mónica


Natalia ha conseguido convencer a Mónica para que vuelva a casa. Gabriel necesita hablar con su hija para aclarar la situación. Mónica le explica que se sentía sola en el día del aniversario de la muerte de su madre y por eso decidió irse. Gabriel está realmente arrepentido y pide perdón a su hija, aunque también le dice que él quería escapar del recuerdo de su madre, “me acuerdo de todos los momentos que pasé con ella”. Mónica le recuerda que su madre le regaló una piedra blanca, pero Gabriel no recibió nunca el regalo. ¿Descubrirá que la pierda la tiene su hermano Carlos?