Amar es para siempre

Héctor consigue que Ramiro confiese sus crímenes


  • Pese a que Tomás vuelve a intentar que Mauro no se vaya con Sonia, este regresa con ella y descubre que la han despedido.
  • Belén se sincera con Daniel y le cuenta su pasado feliz con el nacimiento de su hijo.

Nueva visita a Le Ciel de Ramiro Pardo, ha llegado antes de lo previsto y Héctor no está. Asunción ha de atenderle como si fuese una prostituta más. Ramiro se enfada con ella, la abofetea y luego la humilla.

Ramiro entra en la habitación con Asunción dispuesto a realizar con ella el ritual que ya hizo con las otras chicas. Héctor tarda y Asunción se las tiene que ingeniar para alargar el preámbulo y sacar información de Ramiro. Llega Héctor y consigue, con un duro interrogatorio, que Ramiro confiese sus crímenes.

Pese a que Tomás vuelve a intentar que Mauro no se vaya con Sonia, este regresa con ella y descubre que la han despedido. Mauro reacciona mal y pega al gerente.

Belén se sincera con Daniel y le cuenta su pasado feliz con el nacimiento de su hijo y los buenos tiempos de casada, unos tiempos que se volvieron negros cuando ambos murieron. Daniel debería corresponder contando también su pasado, pero no lo hace.

Pía deja volar su imaginación, lo que genera un estado irrefrenable de celos.