Amar es para siempre

Jaime y Nuria, el deseo y la pasión se hacen realidad


Nuria se queda dormida en el despacho de Quintero en el que de repente Jaime protagoniza sus sueños, un síntoma del deseo que siente por él. La erótica escena entre los dos se desvanece en la imaginación de la abogada.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!