Amar es para siempre

Javier se altera ante las amenazas de su padre


Ortega visita a Charo y a Carvajal para advertirles de los planes de Tuñón. Javier se lo encuentra en el semanario y se encara duramente a su padre que saca su lado más perverso sin importarle que está ante su hijo. Ortega ha perdido todos los escrúpulos y está dispuesto a todo.