Amar es para siempre

Jesús abandona la búsqueda de su madre: “No creo que merezca que la busque”


Marcelino decide hablar con Jesús para contarle que no ha conseguido descubrir nada sobre su madre. Jesús ya había perdido la esperanza, por lo que no le sorprende. Además, le dice que tanto él como Sebas han hecho todo lo posible por encontrarla, pero no pueden más. Jesús siente que su madre nunca le ha querido, le abandonó y las monjas son las personas que realmente le criaron y él está muy agradecido por ello.