Amar es para siempre

La gran decepción de Marcelino y Manolita


Rubén muestra su arrepentimiento ante María, que accede a hablar con él, para pedirle el divorcio y mantener a sus padres al margen del secreto pero, Ignacio se va de la lengua más de la cuenta y Marcelino se entera de que María está casada. La decepción inunda a los Gómez, ¿podrán perdonar que su hija no se haya sincerado?