Amar es para siempre

Los Asturianos reparten el dinero de la Brigada Lincoln entre la gente del barrio


Este Martes en ‘Amar es para siempre‘: Hilario asegura que Elena está mentalmente sana. Aniceto le confiesa a Isidro que su mujer está enferma de cáncer.

  

Aunque Hilario asegura que Elena está mentalmente sana, Augusto le exige que le ayude a desequilibrarla para desacreditarla. Mientras tanto, Elena sigue manteniendo las distancias con Valeria y Augusto. Este último le pide a su esposa que lo acompañe al acto que escenificará su entrada en política.

Diego se entera de que Augusto participará en un acto público y, azuzado por Elena, se presenta en el Ateneo consiguiendo poner nervioso a Augusto y que haga el ridículo.

Héctor y Asunción han fingido estar bien avenidos ante el hijo durante las Navidades, pero ahora Héctor debe volver al Hostal. Éste cree que ha conseguido que no le procesen por bigamia a cambio de su silencio, pero solo han dejado su causa congelada
como amenaza pendiente.

Los asturianos, don Patricio y Aniceto discuten qué hacer con el dinero de la caja, que al cambio es una fortuna. Finalmente, con la oposición de Aniceto, deciden repartirlo entre la gente del barrio como homenaje a los voluntarios de la Brigada Lincoln.

Isidro toma medidas para mejorar el rendimiento económico de la academia: por los mismos sueldos ordena a Rufino que se encargue de abrir y cerrar y pone más horas a Leonor y en clases nocturnas. Aniceto, por su parte, confiesa a Isidro que su mujer está enferma de cáncer.

Avance en Video