Amar es para siempre

Luisita trata de consolar a Amelia al descubrir lo que echa de menos a su madre


Amelia llega triste a casa porque se le ha roto el tacón de uno de sus zapatos. Luisita intenta consolarla y saber por qué está así, y Amelia le revela que se trataba del último regalo que le hizo su madre. Cuando se queda sola, Luisita decide tomar la iniciativa y contactar con Devoción, aunque en la llamada surge algo inesperado.

Fuente: antena3.com