Amar es para siempre

Manolita no perdona a Marcelino y lo hace dormir en el sofá


  • Marina se entera a través de Héctor que su marido ha muerto y que estaba casada con otra mujer que no era ella.
  • A Inés le afecta que Arturo conserve su mesa del bufete tal y como ella la dejó.

Vicente, harto de discutir sobre el tema de la frustrada maternidad de Emilia porque no se la cree, acaba de raíz con todas sus pretensiones y su mujer reacciona violentamente contra él.

La madre de Mauro se entera por Tomás dónde está su hijo y lo visita. Mauro riñe con su amigo por habérselo contado.

Marina se entera a través de Héctor que su marido ha muerto y que estaba casada con otra mujer que no era ella. Marina no se atreve a conocer a la otra mujer.

Entre Inés y Arturo hay muchas susceptibilidades. A Inés le afecta que Arturo conserve su mesa del bufete tal y como ella la dejó, pero no puede evitar sentirse muy rara cuando está con él. Y lo mismo le pasa a Arturo, sobre todo hoy que se ha citado con Martín para preguntarle si él está detrás de la contratación de Inés.

A pesar de todos los esfuerzos de Pelayo por mantener el engaño para que Manolita no se entere de que Visitación está en Portugal, su nuera acaba descubriéndolo.

Han pasado las fiestas navideñas y Marcelino debe volver a dormir en el sofá. De nada sirven sus suplicas, ni siquiera la mediación de Pelayo. Manolita no le perdona que le mintiese.