Amar es para siempre

Marcelino y Bruno ven de forma distinta la opinión de Pelayo


Este Miércoles en ‘Amar es para siempre‘: Marina sigue decidida a darle un voto de confianza a Román. Maite embauca a Dorita y a Leonor para ir juntas a una verbena.

Valeria tiene la intención de cerrar el taller aunque no lo hará ante la oferta que le hace un viejo amigo para que le ayude a confeccionar el vestuario de “55 Días en Pekín”. Elena siente la presión que ejerce sobre ella Augusto y le pide a Diego una alianza, éste se la niega. Augusto empieza a tener dudas sobre las acusaciones vertidas hacia Elena y por medio de Lachambre, descubre un terrible acontecimiento del pasado de Elena que desconocía.

Marina sigue decidida a darle un voto de confianza a Román. Lo que ha pasado con Valeria le sirve de estímulo. Sin embargo no le quedará más remedio que afrontar la verdad cuando vea una fotografía de Román rodeado de señoritas. Don Patricio y Pruden son testigos de su derrumbe.

Maite embauca a Dorita y a Leonor para ir juntas a una verbena, con la intención de que así, con carabina, su madre no le ponga reparos a ir con Samuel. Éste sin embargo, no acepta ir con el consiguiente disgusto de Maite. Ella lo acusa de querer poner tierra de por medio a causa de sus orígenes, de que su padre era negro.

Pelayo se siente un incomprendido sobre todo ante su hijo que sigue viendo con malos ojos su interés por la huelga. Bruno escuchará sus cuitas sin poder mojarse. Pelayo escuchará a don Aniceto contar un chiste insidioso sobre Franco, desmontándole la visión que de don Aniceto tenía.

Avance en Video