Amar es para siempre

Marcelino y Manolita descubrirán que se siguen queriendo como el primer día


Este Martes en ‘Amar es para siempre‘: Marina regresa a Madrid a buscar a la mujer de Reca. Una mancha de sangre en los pantalones pone nervioso a Vicente.

 

Conmoción por el arresto de Conchita, aunque este no acaba de convencer ni a Mauro ni a Inés ni al propio Martín, que exige de nuevo a Ricardo que consiga resultados cuanto antes.

Marina regresa a Madrid a buscar a la mujer de Reca, pero ella no tiene el más mínimo interés en hablar con ella. Desesperada, se sentirá cada vez peor, aunque Belén descubrirá que su malestar se debe más a que está embarazada que a ninguna otra cosa.

Pía tantea a Arturo sobre la posibilidad de buscarse un socio, pero pese a que este se niega incluso a asociarse con Inés, Pía sigue moviendo los hilos a sus espaldas junto a Guillermo, que a su vez trabaja, en este tema, a favor de Martín Angulo.

Marcelino y Manolita siguen distanciados, hasta el punto de que ambos se engañan a sí mismos y se replantean continuar con sus amistades rayanas en la infidelidad, Visitación y

Samuel respectivamente. Sin embargo, cuando descubran que quienes se han emparejado son los susodichos, ambos descubrirán que se siguen queriendo como el primer día.

Emilia descubre que Vicente tiene una mancha en los pantalones y este, inquieto pues se trata de la sangre de sus cuñados, decide acabar de arruinárselos para forzar la compra de unos nuevos y hacer desaparecer posibles pistas.