Amar es para siempre

Nadia de Santiago: «El amor no es tan bonito como te lo pintan de pequeña»


La vemos cada tarde interpretando a Asunción Muñoz en ‘Amar es para siempre‘ y este 17 de mayo ha estrenado su primera película como protagonista, ‘Ali‘. En medio de tanto trabajo, la actriz Nadia de Santiago presenta las tendencias más folk en la revista Diez Minutos.

¿Qué sentiste cuando viste el empeño de Paco R. Baños?

Pues es un orgullo que confiase y apostase por mí de esa manera. Eso me hizo esforzarme más, no lo podía defraudar.

Es tu primer papel protagonista.

Era mi primera película como protagonista y la de Paco como director, así que fuimos de la mano jugando y probando.

¿Cómo ha sido compartir reparto con Verónica Forqué?

Al principio me ponía nerviosa porque me imponía trabajar con alguien de su talla, pero enseguida entablamos una relación muy estrecha y resultó muy fácil. Además, me ha apoyado en todo y hemos conversado muchísimo, hasta de novios.

¿Cómo afrontas este papel?

Fue difícil. Ali tenía que empatizar con el espectador, pero refugiada en una coraza irónica y, a veces, un poco rebelde y repelente, pero no podía caer mal. Es una adolescente cuya rebeldía no tiene que ver con su edad, sino con sus miedos.

¿Tú cómo eras a su edad?

Algo rebelde (risas), pero a la vez responsable; cumplía con mis estudios y obligaciones. No he sido de liarla.

Tendrías que tener disciplina, porque desde los ocho años compaginaste el colegio con el trabajo.

Sí, aunque al principio el trabajo era un hobby, como para otro niño podía ser la pintura o el ballet. Luego, más tarde, descubrí que ser actriz era algo más que un juego.

¿Y cuándo ocurrió eso?

Hace dos o tres años. De repente, me dije: «Esto es algo más, existe una formación, nunca dejas de aprender…». Hasta entonces me gustaba lo relacionado con la medicina -neurología-, pero tampoco me veía ahí.

Ali tiene muchos miedos, entre ellos, a enamorarse.

Porque ha vivido los fracasos de su madre y cómo sufre. Por eso ha decidido que no quiere tener relaciones y que son complicadas, que lo son.

¿Por qué no lo son?

Por un lado, es difícil tener un equilibrio con tus padres, con tu familia, tus amigos, tu pareja; el cumplir con todo. Hay relaciones de pareja muy difíciles que luego dejan agujerillos. El amor no es tan fácil como te lo pintan cuando eres pequeña.

Y, pese a ello, ¿compensa?

Creo que sí. Es bonito porque aprendes, y de todos los miedos se sacan cosas positivas.

Ali no cree en el amor por los continuos fracasos de su madre. ¿Te influyó a ti la separación de tus padres?

No, curiosamente, yo siempre creí en el amor verdadero y eterno. Es ahora cuando ya no creo, he cambiado.

¿Por qué?

Lo más difícil de estar con alguien es no perder la identidad. La pareja ha de llegar a un equilibrio, saber crecer en la misma dirección, confiar y, sobre todo, que cada uno tenga espacio y se cuide a sí mismo.

¿Has tenido alguna mala experiencia en el amor?

No, sólo he tenido una relación en mi vida -de seis años- de la que salí bien. He aprendido a saber lo que quiero y lo que no. Además, cuando te enamoras a los 16, es otra historia, es increíble. Nos llevamos muy bien, ésa era nuestra meta, y eso me da mucha tranquilidad.

¿Y no has vuelto a enamorarte?

No sé (risas). Bueno, yo ahora en realidad quiero tranquilidad, viajar y disfrutar de otras cosas, como de mis amigos. Soy muy de amigos. Si puedes seguir haciéndolo cuando te enamoras, pues sí, eso es que ha llegado la persona ideal. Siempre es importante hacer lo que te dé la gana y no es cuestión de egoísmo.

La relación madre e hija también resulta complicada en el caso de Ali. ¿Y para Nadia?

Pues ha habido de todo, la verdad; épocas que muy mal -en la edad del pavo sobre todo-, y ahora genial. Ahora es una amiga, pero amiga de verdad.

¿Cuándo has logrado llegar a ese punto?

Hace un año, quizá porque me independicé. Había mucha simbiosis y dependencia entre mi madre y yo, y ahora nos vemos con otros ojos y respetamos que cada una tiene su vida. Vivimos al lado y, cuando nos echamos de menos, ahí nos tenemos.

¿Qué has aprendido desde que vives sola?

Precisamente, a estar sola y a gusto, porque a veces no es fácil. Es importante estar contigo misma, quererte. Lo más duro son los domingos, el día que está todo el mundo con su familia o su pareja. Yo siempre me digo: «Bueno, mañana es lunes».

¿Qué más proyectos tienes?

Dentro de poco estreno una tv-movie, «Niños robados», donde doy mi vida a una madre a la que le roban a su hijo.

Y ahora te gustaría hacer…

Teatro, que nunca he hecho. Es el origen de todo y donde un actor muestra su talento. Ahí no hay trampa y has de utilizar herramientas diferentes.

Tu ritual de belleza…

Siempre desmaquillarme muy bien antes de acostarme y echarme crema hidratante. Y con el sol, usar pantalla total por el día.

Tus imprescindibles…

Máscara de pestañas y corrector de ojeras para darme luz.

Tu estilo es…

Tengo el mío propio y no sigo tendencias. Lo más importante: ir cómoda.

Un perfume…

L’Impératrice, de Dolce&Gabbana. Es floral y fresco.

En el bolso siempre llevas…

Un bálsamo hidratante de rosa mosqueta para los labios, que se me secan mucho.

¿Dieta?

Como sano y ando, que me gusta mucho. Quiero hacer deporte, mi asignatura pendiente de este año.

 

Fuente