Amar es para siempre

Ortega, convencido: “No van a acabar conmigo nunca”


Tras la estrategia fallida de Matilde, Javier logró la llave de la caja fuerte de Ernesto donde esperaba encontrar los papeles de Blanco y, así, destruir a su padre. Pero Javier no encontró nada, Ortega se adelantó nuevamente a los planes y escondió lo papeles detrás de un cuadro. Con actitud sarcártica y malvada, Ortega le asegura a Vázquez que nada ni nadie podrá con él.