Amar es para siempre

Pruden y Maite llegan a la Plaza de los Frutos


Este Jueves en ‘Amar es para siempre‘: Héctor permanece inconsciente en el hospital, después de la paliza recibida. Valeria está destrozada, mientras su tía Elena intenta animarla.

 

Valeria está destrozada, mientras su tía Elena intenta animarla. Augusto se ofrece a ayudar a Valeria para que la noticia del suicidio de su marido quede oculta. Elena cree que Augusto ha tenido algo que ver con la muerte de Rubén pero éste lo niega. Diego visita a Valeria, no da crédito a lo que acaba de hacer su hermano, pero Valeria le confiesa que ya lo intentó otra vez. Los remordimientos de Diego son atenuados por los recuerdos de Filo y Pelayo sobre Rubén. Augusto se encarga de los trámites de la recuperación del cuerpo de Rubén y eso hace saltar a Diego.

Héctor permanece inconsciente en el hospital, después de la paliza recibida. Entretanto Asunción escucha las malas noticias que le trae el médico, puede que su marido tenga daño cerebral. Asunción recibe consuelo de Bonilla, éste trata de darle ánimos y le asegura que encontrará a los responsables. Sin embargo, en el fondo Bonilla no está tan seguro y le puede la culpa por sentirse responsable. El Asturiano se moviliza para ayudar a Asunción. Ésta recibe la buena noticia de que Héctor no ha sufrido daño cerebral pero tampoco saben cuándo despertará… si lo hace.

Pruden y Maite llegan al barrio, son madre e hija. Ambas viven de manera muy humilde, aunque la relación entre ellas no es buena porque la ausencia del padre, ya fallecido, pesa demasiado. La situación se agrava ya que, por culpa de Maite, pierden el trabajo que tenían en el Ateneo y su futuro se presenta incierto

Avance en Video