Amar es para siempre

Quintero descubre las burlas de Ascensión hacia Benigna y protege a su amiga abandonando el evento


Ascensión decide invitar a Benigna a merendar junto con personajes importantes de su círculo de amigos. Benigna pide a Justo que le acompañe. Está realmente nerviosa por la visita y desvela que ha estado estudiando toda la noche para dar la impresión de que conoce bien el mundo de la ópera. Los nervios le juegan una mala pasada y no consigue la aceptación por parte de los invitados. Justo decide abandonar el evento tras darse cuenta de que Ascensión no para de burlarse de Benigna por su comportamiento.