Amar es para siempre

 Rosalía vuelve a notar que Esteban siente algo más que una amistad por ella


Este viernes en Amar es para siempre… Lo ocurrido entre Alba y Sophie genera cierto desconcierto en ambas, pero no sienten que fuera nada malo, ni quieren que condicione su amistad. Bruno sigue fascinado con Sophie. Félix reúne a sus hijos para anunciarles que han cobrado la venta de su empresa. Félix quiere que vayan a ver a Quintero para firmar, y que puedan transferirles a sus cuentas su parte, y para asesorarles sobre cómo pueden invertirlo. Félix donará la mayor parte a la Fundación. Quintero recibe la llamada de un examinador de Jaime, preocupado por su paso por la cárcel. El abogado responde por Jaime e informa a Félix, que se angustia porque su hijo pueda tener problemas para licenciarse. Fuen recibe una llamada del párroco de Turégano: van a trasladar los restos de Simón para juntarlas con las de su mujer. Cuando lo habla con Henar, Benigna malinterpreta la escena que ve entre ellas.

Gracias a la intercesión de Fuen, Pelayo empieza a cambiar su actitud con Marcelino. Pelayo teme no poder competir con el recuerdo de Simón Pacheco. Benigna cree que Fuen le ha contado a Henar su secreto y mete la pata, haciendo pensar a Henar que su tía tuvo una relación con su padre que le ocultaron. Benito talla una cruz para la hermana Amparo. Durante su visita, la monja se siente aliviada al descubrir, por Benito, que Jaime Novoa tiene otra novia… Ya no es un peligro para Nuria. Rosalía vuelve a notar que Esteban siente algo más profundo que una amistad hacia ella y se siente sobrecogida ante la mirada del médico. Fiona también se da cuenta y contiene sus celos.

                         

Haz clic aquí para ver más fotos