Amar es para siempre

Sebas aprende la lección: “Un buen negocio no lo es si te hace perder un amigo”


A pesar de seguir adelante con el negocio de las yogurteras, Sebas ha demostrado tener principios y conciencia. El empresario ha seguido los consejos de su gran amigo Marcelino y ha devuelto todo el dinero invertido a Benito y Lalo. ¡Un brindis por los amigos!