Amar es para siempre

Silvia Aparicio, una prostituta que ruega ayuda a Quintero


Tras un desafortunado encuentro en la Plaza de los Frutos en el que Silvia y Justo peleaban por alquilar el mismo piso, esta se presenta en el despacho de Quintero buscando ayuda. Cuando Ignacio le desvela a su tío la difícil situación en la que se encuentra Silvia, este no duda en ayudarla.