Amar es para siempre

Un inesperado regreso hace que Jesús recupere la sonrisa


Jesús lo estaba pasando muy mal tras la muerte de Domingo. El hombre se sentía más solo que nunca y Manolita no podía soportar verle así. Por ello, decidió llamar a una persona muy importante para él para que volviera a la Plaza de los Frutos a hacerle compañía. ¡A Jesús le ha hecho mucha ilusión!

Fuente: antena3.com